Hoy veremos los mitos sobre la artritis reumatoide… Al ser humano, curioso por naturaleza, le gusta el misterio y los mitos. Tienen algo que nos fascina y estimula nuestra creatividad. Pero, cuando se trata de la salud, sería muy peligroso creer en mitos comunes. Para que no caigas en ese error vamos a exponer algunas ideas erróneas sobre la artritis reumatoide…

Desmentimos 9 grandes mentiras sobre la artritis reumatoide

Mito 1: La mayoría de personas que sufren artritis reumatoide terminarán en una silla de ruedas, sin poder trabajar o en una residencia para ancianos.

Realidad: Se han hecho muchos avances en este campo y existen nuevos tratamientos. Cada vez más personas con artritis reumatoide pueden llegar a tener una vida activa.

Mito 2: La artritis reumatoide solo afecta a personas mayores.

Realidad: Aunque en una gran cantidad de pacientes los primeros síntomas se presentan a los 50-60 años de edad, muchos jóvenes también sufren de esta dolencia. De hecho, se han diagnosticado casos de artritis reumatoide hasta en adolescentes.

 

Mito 3: Las causas de la artritis reumatoide son malos los hábitos de alimentación, el sobrepeso y el estrés.

Realidad: La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune. Todavía no se sabe con certeza por qué algunas personas la tienen y otras no. Pero, se descarta que se el resultado de factores relacionados con el estilo de vida como: la alimentación, el sobrepeso o el estrés.

 

Mito 4: La artritis reumatoide y la osteoartritis son lo mismo.

Realidad: Las dos enfermedades presentan síntomas similares relacionados con la inflamación de las articulaciones, el dolor y la limitación del movimiento de las áreas afectadas.

Sin embargo, su causa u origen son diferentes. En el caso de la artritis reumatoide, se trata de una enfermedad autoinmune que ataca los tejidos del mismo cuerpo causando inflamación y deterioro en las articulaciones.

Pueden sufrirla pacientes de todas las edades, incluso niños.

En cambio, la osteoartritis surge como resultado del desgaste por uso o envejecimiento de las articulaciones y áreas cercanas. Suele presentarse en personas de edad avanzada.

niños con artritis reumatoide

Mito 5: La artritis reumatoide solo causa dolor y daño en las articulaciones. 

Realidad: Es cierto que la artritis reumatoide suele empezar con inflamación de las articulaciones, causando dolor y daño en las zonas afectadas.

Sin embargo, con el tiempo puede llegar a implicar la salud de nuestro sistema cardiovascular, el corazón, los pulmones y vasos sanguíneos de todo nuestro cuerpo.

Quizá decidas seguir tratando la enfermedad incluso si estás en una fase de remisión y ya no sientes dolor en las articulaciones para evitar el deterioro de otros órganos y tejidos.

 

Mito 6: El ejercicio puede ser peligroso para las persona que tienen artritis reumatoide, ya que las articulaciones inflamadas requieren descanso.

Realidad: Es muy recomendable seguir una rutina diaria de ejercicios que incluya estiramientos.

La inactividad física puede potenciar los síntomas de la enfermedad. Con el tiempo, los músculos podrían debilitarse deteriorando aún más las articulaciones inflamadas.

El ejercicio regular ayuda a prevenir los síntomas de la enfermedad, además de mejorar la salud y bienestar general.

 

Mito 7: Los tratamientos para la artritis reumatoide pueden llegar a ser tan peligrosos como la misma enfermedad.

Realidad: Aunque cualquier tratamiento puede tener efectos secundarios, sus beneficios superan en gran manera cualquier efecto asociado con ellos.

 

Mito 8: Las personas con artritis reumatoide no se ven enfermas, por lo que no debe de ser tan grave.

Realidad: Algunos de sus síntomas no son tan visibles para otras personas, pero causan dolor crónico, fatiga y otras molestias que afectan la calidad de vida del paciente.

 

Mito 9: Puedes sobrellevar los síntomas de la enfermedad por tu cuenta.

Realidad: No necesitas “hacerte el fuerte” y enfrentarte al dolor solo. Los distintos síntomas de la artritis reumatoide pueden disminuir en gran manera si recibes la ayuda adecuada.

Habla con tu médico sobre los diferentes tratamientos disponibles. También puedes aprovechar alternativas médicas como la rosa mosqueta en polvo. Ofrece grandes beneficios y es totalmente natural.

artritis reumatoide

Comparte con tu familia y amigos cómo te sientes. Si aprenden acerca de tu enfermedad, podrán entenderte mejor y estar a tu lado cuando más lo necesites.

Una vez aclarados estos “mitos” acerca de la artritis reumatoide, estás en mejor situación para aprovechar los tratamientos disponibles y evitar algunos errores comunes.

Pero, si te fascina el misterio siempre puedes probar con algún clásico de Agatha Christie o Alfred Hitchcock…