A pesar de los grandes avances que se han hecho durante los últimos años en el campo de la medicina todavía queda mucho por descubrir.

Miles de personas sufren enfermedades crónicas como la artrosis de rodilla. Aunque no es una “enfermedad grave” puede causar dolor constante y reducir la calidad de vida de quienes la tienen.

En la actualidad, no existe una cura completa de esta dolencia. Pero sí hay tratamientos para sus síntomas y sugerencias que pueden mejorar el día a día de los pacientes.

Antes de comentar algunas sugerencias prácticas, recordemos brevemente cuál es el origen de la artrosis de rodilla.

¿Qué causa la artrosis de rodilla?

Básicamente, lo que causa la artrosis de rodilla es el desgaste o pérdida del cartílago que une y protege las articulaciones.

El papel principal de las articulaciones es facilitar el movimiento suave y eficaz de los huesos. Además, los protege de los golpes o la presión excesiva ejercida por ciertos movimientos extremos o repetitivos.

Por lo tanto, el deterioro progresivo del cartílago de las articulaciones afecta directamente el funcionamiento de los huesos de la rodilla. Con el tiempo, los huesos empiezan a rozar unos con otros, causando inflamación e hinchazón. Tanto los músculos como las articulaciones se vuelven más rígidos y surgen los síntomas característicos de la artrosis de rodilla.

En la mayoría de los casos, este proceso de deterioro se empieza a manifestar alrededor de los 50 años de edad como resultado del envejecimiento.

Sin embargo, también puede darse en personas más jóvenes con malformaciones físicas que afectan directa o indirectamente a las rodillas.

Otra excepción serían los deportistas u otras personas que realizan trabajos extremos o movimientos repetitivos que causan un mayor desgaste de los huesos y articulaciones.

En pocas palabras, ese es el origen común de la artrosis de rodilla.

Ahora, estamos listos para considerar y entender mejor las siguientes…

Sugerencias prácticas para ganarle la batalla a la artrosis de rodilla

Estas son 7 cosas que deberías evitar y una lista de 7 sugerencias que te ayudarán a minimizar los síntomas de la artrosis de rodilla:

Siempre que puedas, evita:

  • Estar de pie o caminar durante un largo período de tiempo
  • El sobrepeso, ya que ejerce una mayor presión sobre los huesos y aumenta los síntomas de la artrosis de rodilla.
  • Subir y bajar escaleras
  • Saltar
  • Movimientos repetitivos con las rodillas
  • Ejercicio de gran intensidad
  • Cargar mucho peso

Medidas para aliviar los síntomas de la artrosis de rodilla:

  • Mantener tu peso ideal
  • Sigue una dieta sana y equilibrada
  • Hacer ejercicio moderado como la natación o bicicleta para fortalecer las articulaciones
  • Aplicar bolsas de agua o toallas frías o calientes en la zona afectada
  • Tomarse períodos de descanso después de haber caminado por un tiempo considerable
  • Utiliza zapatos que no sean ni totalmente planos ni con un tacón demasiado alto
  • Añade a tu rutina diaria actividades de estiramiento, relajación o una afición que te guste (que no dependa de la tecnología o los dispositivos electrónicos) como: cuidar de tu jardín, leer, pintar, otras manualidades creativas, etc. Te ayudará a sentirte bien y cultivar una actitud positiva tanto en los días buenos como en los malos.

Además de estas sugerencias, puedes tener en cuenta algunos tratamientos para el dolor como los analgésicos o antiinflamatorios. Recuerda consultar siempre con tu médico estas opciones para que pueda hacerte una recomendación personalizada.

Y, si quieres ir una milla por delante de la artrosis de rodilla, también puedes probar un tratamiento de rosa mosqueta en polvo totalmente natural. Solo tienes que añadir la cantidad recomendada para cada día a tus comidas o bebidas.

Sus excelentes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes te ayudarán a reducir la inflamación y el dolor asociados con la artritis de rodilla. Además, podrás beneficiarte de otros nutrientes saludables que ofrece la rosa mosqueta en polvo o cápsulas.

Es posible que en el futuro los avances médicos puedan darnos más alternativas para tratar o evitar la artrosis de rodilla. De momento, esperamos que esta información te ayude a aprovechar al máximo los recursos disponibles ahora para ganarle la batalla a la artrosis de rodilla.